Las Bolas de Costa Rica


En el año 1939, una compañía bananera empezó a desforestar terrenos cercanos al valle del rio Diquis, en el sur de Costa Rica.  Fue en esa oportunidad cuando se encontraron con extrañas esferas rocosas de diversos tamaños.images (10)

Se trata de aproximadamente 500 esferas que van desde los pocos centímetros de diámetro hasta más de los dos metros y medio, con un peso enorme en la gran mayoría. No se sabe quien las hizo ni para que y se las conoce como las “bolas de Costa Rica”.

Actualmente, se reconoce la existencia de 300 de estas bolas de distinto tamaño -la más grande pesa unas 16 toneladas y mide dos metros de diámetro-, la mayoría concentradas en la región del Delta de Diquís. Algunas se han perdido ya que varias han sido dinamitadas en la creencia que en su interior podría encontrarse oro, parte de las leyendas que se tejieron a su alrededor.images (9) 01_33 3

Los científicos no saben para qué se hicieron ni qué sentido les daba la gente que las construyó. Creen que las rocas más antiguas fueron elaboradas en el año 600 después de Cristo, aunque casi todas parecen ser de alrededor del año 1.000, antes de la conquista española, aunque los colonizadores no comentan nada de ellas.

La doctora Doris Stone, la primera arqueóloga que estudio el fenómeno en 1940, se percató que en toda la zona del Diquís, no existen canteras del material utilizado en la fabricación de las esferas (granodiorita y gabros, variedades del granito). Registró además la forma misteriosa en que los monumentos estaban alineados. Ponderó el peso de las más grandes y no dejó de preguntarse, de qué manera aquellos aborígenes pudieron trasladar desde las lejanas canteras, monolitos superiores a las dieciseis toneladas.esfera_piedra descarga (9) descarga (8)

La incógnita de su origen ha fomentado, como siempre pasa, las más disparatadas teorías, desde que están asociadas con la pérdida del continente de la Atlántida, hasta que están relacionadas con Stonehenge o con las estatuas de la isla de Pascua o más aún, con visitas extraterrestres.

Muchas permanecen en buen estado en los lugares originales donde fueron descubiertas, pero otras han sido reubicadas o dañadas debido a la erosión, los incendios o el vandalismo.

Equipos científicos han realizado pruebas de radiocarbono en los depósitos arqueológicos donde se han encontrado las rocas para determinar su edad, pero reconocen que es un método poco efectivo, ya que esta metodología dice el último uso de la esfera, pero no cuándo se hizo. Tal vez las esferas tengan siglos de existencia y hayan sido realizadas con fines rituales.

A su juicio, las esferas tienen que ver con la cerámica y los materiales típicos de las culturas precolombinas del sur de Costa Rica. Se fabricaron «picando, moliendo y golpeando» con alguna especie de martillo. Incluso algunas de las esferas todavía tienen la marca de los golpes.

Pero, ¿para qué se hicieron?. Nadie lo sabe. La gente que las realizó no dejó ningún documento escrito. Solamente existen los datos arqueológicos para tratar de reconstruir el contexto, ya que la cultura que las hicieron se extinguieron muy posiblemente poco después de la conquista española.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *