Las Bolas de Naga


 

Bolas-fuego-NagaTailandia es un país ubicado al sureste de Asia.  En el este del territorio continental se encuentra la meseta de Jorat una zona estéril con escasas cumbres y que abarca aproximadamente un tercio del país, quedando limitada por el valle del río Mekong.

Justamente es en este río donde al finalizar la cuaresma budista del mes de octubre, año tras año se multiplica un fenómeno conocido como “las bolas de fuego de Naga”.  Cientos de extrañas bolas luminosas emergen del río y desaparecen en el cielo.  Son puntos luminosas del tamaño de una naranja que salen desde las aguas y toman el impulso suficiente como para elevarse hacia el cielo hasta dejar de verse.

Algunos creen que estas bolas proceden del aliento de una serpiente mítica que vive en las profundidaders del rio, llamada Naga.  Otros, en cambio, dicen que se trata de focos de gas metano que burbujean desde el agua, aunque la gran mayoría opinan que son de origen sobrenatural.Criatura-Naga

Las misteriosas esferas de luz salen del río y en total silencio se elevan unos cien metros para luego desaparecer en la oscuridad de la noche.  Son veneradas en Tailandia como parte de la celebración de la cuaresma budista, especialmente en el último día de la celebración.  Esta festividad conmemora el regreso de Buda en forma de serpiente y la crencia generalizada es que las bolas de luz son el aliento de este ser que habita en el río y se despierta año tras año en honor a la celebración de la temporada de lluvias o el retiro de la cuaresma.

Quienes dicen haber visto a Naga, comentan que se trata de un gran reptil con varias cabezas. En el budismo, está clasificada como una deidad con la capacidad de transformase en forma humana y en este caso lo respetan con increíble devoción.descarga bolas-naga Bolas-fuego-de-Naga 1051-11-1065823450

La ciencia explica el fenómeno atribuyéndolo al gas de los pantanos, sugiriendo que la materia orgánica se descompone en los depósitos subterráneos de metano.  El gas encuentra su camino hacia la superficie y al entrar en contacto con el oxígeno, se inflama espontáneamente con un breve show de luz que impresiona a cualquiera.  Se afirma que el fenóemnbo de las bolas de Naga requieren de una alineación perfecta del Sol, la Luna y la Tierra y que el río Mekong proporciona una tormenta de condiciones, respecto al metano y al oxígeno combinados con una temperatura ideal, logrando la aparición de las bolas, todas juntas al mismo tiempo y en los mismos días del año.

Otros expertos no están de acuerdo con esta teoría, ya que se requieren condiciones muy específicas. Dicen que es muy poco probable que esas condiciones se encuentren constantemente en las mismas fechas y en el mismo lugar, año tras año.  La fosfina, que es más volátil, podría explicar el misterio, pero también requiere una serie de circunstancias especiales que difícilmente se alinearían en los mismos dias del mes todos los años.

Los científicos tailandeses no han llegado a una explicación plausible de las bolas de fuego, un fenómeno cuya existencia reconocen y estudian cada año para tratar de encontrar sus causas. En 2003, un equipo de científicos del Ministerio de Ciencia y Tecnología de Tailandia no pudo llegar a ninguna conclusión, aunque apuntó la hipótesis de que estos fuegos fatuos fueran producto de la ignición de gases de metano y nitrógeno originados por bacterias en el fondo del río.

Otros estudios también han incluido la posibilidad de que se trate de gases como el fosfano y difosfano, gases incoloros que explotan a temperatura ambiente, aunque algunos científicos como el profesor Jessada Denduangboripant, de la Universidad de Chulalongkorn en Bangkok, piensan que es un fenómeno creado por el hombre.

“Los gases pueden entrar en combustión y desaparecer, pero no se convierten en una bola de fuego con fuerza suficiente para ascender varios metros en el aire, así que no es plausible la explicación química del fenómeno” puntualiza Jessada que sigue creyendo en una farsa montada.

En 2002, un equipo del canal de televisión tailandés  emitió un programa en el que mostró cómo soldados laosianos disparaban con pistolas de bengalas que los tailandeses en la otra orilla ovacionaban al pensar que eran las burbujas ígneas del naga.

Miles de vecinos de Nong Khai se manifestaron en contra el programa e incluso el embajador laosiano en Bangkok, Hiem Phommachanh, criticó al canal de televisión y rechazó que el fenómeno sea una fabricación artificial.  Por otro lado los que han investigado esta rareza, aseguran que las luces de Naga se mencionan desde hace siglos, por ejemplo en los textos sagrados del templo budista de Phon Phasai. También han sido vistas por las fuerzas británicas en los años 60, dejando informes detallados a sus superiores.

Sea lo que sea, las bolas luminosas que se repiten con gran espectacularidad cada 365 días, sigue siendo un misterio que no se ha logrado resolver aún, teniendo como protagonistas a dos viejos contendientes: por un lado la religión y las creencias y por el otro la ciencia y sus teorías.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *