Las Ranas Astronautas


 

 descargaEl 9 de noviembre de 1970, la NASA puso un satélite en el espacio. El hombre ya había llegado a la Luna, pero era necesario realizar un curioso experimento que permitiera estudiar mejor la gravedad cero.

Se lo denominó con el curioso nombre de OFO- (Orbiting Frog Otolith) y fue una misión llevada a cabo por la Oficina de Investigación y Tecnología Avanzada de la NASA, para estudiar los efectos de la ingravidez en el espacio exterior y la respuesta a la aceleración de la parte del oído interno que controla el equilibrio. 

Los humanos podemos soportar la falta de gravedad mejor que muchos animales, pero eso implica una serie de problemas que se les plantean a otras especies para que se desarrollen con facilidad.  Todos los seres vivos del planeta están adaptados a esta forma de vida y necesitan saber que es “arriba” y que es “abajo”.  En vista de eso, la NASA resolvió monitorear la respuesta de dos animales de escala menor. Se optó por dos ranas toro, razón por lo cual el experimento se desarrolló con el mayor profesionalismo, incluyendo para eso la creación de un satélite especialmente fabricado para los dos pequeños batracios. Las ranas toro  son animales que sorprendentemente tienen una estructura del oído interno similar a la de los seres humanos.hqdefault

La razón para construir una nave a medida fue porque muy difícilmente las ranas podrían soportar la alta presión de un despegue humano. Fue así que se construyó una mini nave espacial de apenas 80 centímetros de ancho y 110 de largo, lo cual permitió un despegue controlado que no lastimó a los animales en lo más mínimo.

Aquella mañana de noviembre de 1970, el satélite fue lanzado en medio de gran expectativa.  Las dos ranas toro iban altamente equipadas con distintos medidores para monitorear sus reacciones y los resultados aportaron un gran avance en la investigación espacial de aquellos tiempos. Los especímenes se alojaron en una centrífuga autónoma llena de agua que suministró la aceleración de prueba durante la órbita. El equipo fue diseñado para el vuelo como parte del Programa Apolo.

 Sin embargo, el paquete fue equipado para el vuelo en una nave espacial no tripulada. Era imposible adiestrar a los batracios en el control del instrumental, y por eso no se previó un aterrizaje de regreso, por lo cual los pobres animalitos perecieron en el espacio después de siete días de vuelo, cuando la NASA perdió contacto con la nave.orbiting_frog_otolith b5HyoWv

Los resultados del experimento revelaron que los vertebrados podían entrar a condiciones de gravedad 0 con poca o nula alteración en su sistema respiratorio, por lo que abrió la puerta para posteriores misiones y para la creación de la actual Estación Orbital. 

El avance de la astronáutica y el control del espacio, tiene también sus pequeños héroes anónimos, tan anónimos que no ha quedado registrado en la historia el nombre de las dos pequeñas  heroínas ranas toro.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *