La semilla extraterrestre


Espacio_exteriorSe ha especulado siempre en la posibilidad de que seres extraterrestres hayan estado relacionándose con la civilización humana desde tiempos inmemoriales. Huellas, petroglifos, visiones y hasta encuentros cercanos son parte del anecdotario que se ha ido sumando a través de los tiempos.esfera-metal-extraterrestre1

Pero esta vez, el asunto parece ir un poco más lejos.

Científicos del Reino Unido han comunicado el hallazgo de una posible semilla extraterrestre, luego de analizar un extraño y minúsculo objeto esférico de metal recogido por un globo estratosférico.  Los profesionales sugieren que se podría tratar de un microorganismo deliberadamente enviado por seres de otro mundo para sembrar vida extraterrestre en nuestro planeta.

La Universidad de Buckingham ha informado del hallazgo llevado a cabo por Milton Wainwright, un astrobiólogo inglés quien junto a un equipo de investigadores examinaron polvo y pedregullos del espacio exterior recogidos por un globo en la zona de la estratósfera.

Se trata de una minúscula bolita, cuyo misterio radica en que está compuesta por vanadio y titanio, tiene una particular materia filamentosa en su superficie y un material biológico sumamente viscoso que se expande desde el centro mismo de la esfera.  Aunque todavía se desconoce su origen, los científicos opinan que podría tratarse de una especie de envase que podría contener material genético.

Es  la primera vez que algo como esto se ha visto y apunta no sólo a la posible existencia de vida extraterrestre, sino que, además, éstos seres complejos y civilizados podrían estar observando nuestro planeta con fines desconocidos.

El director del Centro de Astrobiología de la Universidad de Buckingham, Chandra Wickramasinghe, esgrime que el hallazgo de esta pequeña esfera metálica es una prueba más de la existencia de vida extraterrestre, lo cual ha provocado un singular revuelo en la comunidad científica mundial.

«El establishment científico ha luchado en contra de estas teorías que amenazan sus sistemas de creencias, pero ahora la evidencia obtenida de meteoritos, de muestras de bacterias, y de la observación del espacio, hace más difícil esa resistencia», dijo Wickramasinghe.

«Probar que la Tierra está en un constante intercambio de material con el cosmos tendría implicaciones no solo en términos de nuestra identidad, sino que también nos daría una mejor percepción acerca de los virus alienígenas, algo importante para nuestra identidad de grupo, evolución y supervivencia misma», concluye el científico.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *