Giramos más lento


planeta-tierra-impresionantes-tomadas-desde-el-espacio-hacia-la-sharing-wall-228949


Hace 400 millones de años, un día terrestre duraba 22 horas. La Tierra giraba más rápidamente y fue el astronómo Edmond Halley, el mismo que descubrió el planeta que lleva su nombre, el que en el siglo XVII se dio cuenta de esto.

Esta pérdida de velocidad es muy pequeña, pero existe y nadie puede negarlo porque esa disminución se origina en la misma estructura del planeta, ya que no es una pelota rígida y esto influye.

El manto en el interior, o los océanos, en la superficie, son maleables, cambiantes, blandos. Debido a la gravitación, el resultado es que la Luna deforma la Tierra a distancia, y los primeros afectados son los océanos.

Cuando nuestro satélite cruza por encima de una zona determinada, el agua sube y la marea alta se hace presente.  Cuando se aleja, el agua baja. Según como sean los fondos, la extensión de los mares y las costas, las diferencias de nivel pueden variar de unos pocos centímetros a varios metros.

También la corteza está sometida a variaciones de nivel. Por ejemplo, Francia asciende y desciende todos los días de 30 a 40 centímetros, pero claro, nadie lo advierte. Sin embargo las montañas no se mueven fácilmente. Sus movimientos son frenados por frotamientos que inhiben el movimiento del planeta.

Un año tras otro, nuestro globo terrestre se desacelera dos milisegundos por cada cien años. Por eso, cada 200 millones de años aproximadamente, necesitamos una hora más para girar una vuelta completa.

Como corolario, la Luna se aleja de nosotros al ritmo de 3,7 centímetros por año, lo cual parece ínfimo, pero a tiempos siderales es un buen número. Todo hace suponer que en algún momento nuestro planeta terminará por detenerse, ya que al ritmo actual, las mareas deberán haber disipado toda energía de rotación en unos 4.300 millones de años. En ese momento la Tierra presentaría una cara visible al Sol, la que quedaría carbonizada, y del otro lado, una cara completamente helada.

Sin embargo, no hay que preocuparse. Para ese entonces todo nuestro Sistema Solar habría quedado colapsado y hasta el mismísimo Sol estaría a punto de acabarse.  Aún le quedan a la Tierra, días felices por vivir. A disfrutarlo ¡!

 

Planeta-Tierra_tit

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *