Lo Sabías?


Sin ánimo de entrar en polémicas interminables, no hay duda que la Biblia, el libro sagrado más importante de la historia, tiene muchos pasajes y relatos que distan mucho de la imagen de un Dios complaciente, cariñoso y sobrado de amor.

Hay infinidad de pasajes que podrían catalogarse como insólitos, violentos, despiadados o directamente absurdos. Pero también hay otros que llaman la atención por lo ridículo. lo sangriento y lo vengativo, sobre todo por la imagen que la mayoría tiene de un Ser Superior.

Leer la Biblia sería mucho más interesante que creer por creer, pero claro…es agobiante.

Por ejemplo, en el segundo Libro de los Reyes (2:23-24), la Biblia, palabra de Dios, cuenta que un hombre muy sabio llamado Eliseo, sufría de calvicie. En efecto, el caballero era pelado.

Dice la Biblia, palabra de Dios, que venía caminando este hombre de cabeza lustrosa camino de Jericó a Bethel, en Cananea.  En determinado punto del camino le salieron al encuentro un grupo de muchachos jóvenes, de esos que siempre existieron, y comenzaron a gritarle de todo, burlándose de esa testa brillosa y sin pelos. “¡¡¡ Camina pelado, camina !!! Uuuuh, Viejo pelado!!!”, le gritaban haciéndole bullying piloso durante un buen trecho.   El bueno de Eliseo aguantó un poco, pero al poco rato explotó en cólera.  Les lanzó tremendas maldiciones en nombre del Señor su Dios, que obviamente se lo permitió. Ni bien terminó de maldecirlos, dos inmensos osos salieron del monte, atacaron a los revoltosos y los aniquilaron. Fueron, según la Biblia, palabra de Dios, nada menos que 42 pibes, los que murieron despedazados por las bestias con sus cuerpos destrozados por las garras.

Cuesta creer que Dios haya permitido esto, pero bueno…lo dice el Libro Sagrado y habrá que creerle…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *