Amor de Elefante


1215317567Lawrence Anthony ha sido el protagonista de uno de los más misteriosos secretos del mundo animal.

Este hombre nacido en 1950, fue un gran ecologista y conservacionista internacional, autor de varios libros sobre las conductas animales. Durante muchos años fue un enorme defensor de los animales salvajes, rescatando y rehabilitando elefantes de todo el mundo ante las atrocidades realizadas por la supuesta inteligente raza humana. Por mucho tiempo fue director de la reserva Thula Thula en Sudáfrica y fundador de una entidad privada destinada al cuidado y la conservación de especies en peligro.

Sus audaces iniciativas de conservación lo hicieron muy famoso, como por ejemplo cuando intervino activamente para salvar el zoológico de Bagdad ante la invasión norteamericana de 2003.elephant-whisperer1 descarga (7)

El elefante africano fue uno de los animales por los cuales Anthony se preocupó en forma desmedida, desarrollando una relación única con una manada salvaje con las cuales compartió muchas horas, durmiendo y comiendo incluso con ellos y logrando ser parte de sus vidas diarias. Los grandes paquidermos llegaban a él huyendo de las salvajes humanos que los perseguían para quitarles marfil o comerciar con la venta prohibida.  Los elefantes heridos eran llevados a él y muy pronto su fama se extendió llegando a las paginas de National Geographic o Selecciones del Reader Digest entre otros.   El amor y la preocupación de este hombre por los elefantes, se ve reflejada en su libro “The Elephant Wisperer”, donde relata con lujo de detalles, su manera de entender y convivir con tan peculiares animales.LawrenceAnthony_elephants1 anthony-obit-articleLarge

El 2 de marzo de 2012, el corazón de este hombre falló. Un infarto de miocardio acabó con su fructífera vida en defensa de los animales y fue allí cuando sucedió algo inesperado.

Sabido es que los elefantes realizan una ceremonia de duelo en un lugar privado cuando uno de sus congéneres fallece. Los zoológos y biólogos saben que esto sucede y el fenómeno ha sido estudiado desde hace muchos años, siendo una extraña particularidad de estos paquidermos. Sin embargo no había antecedentes de que pudiera suceder lo mismo cuando se trata de la muerte de un ser humano.

Anthony se había apartado de esa manada hacía poco más de tres años antes de su muerte, pero sin embargo muy pocas horas después de su deceso, los dos grupos salvajes que habían estado bajo su cuidado y cariño, marcharon en silencio total rumbo a la vivienda que compartía con su esposa, durante más de 20 kilómetros y a lo largo de doce horas para despedir a su amigo humano.

Una manada llegó primero y a las dos horas arribó la otra. Estuvieron dando vueltas por su propiedad durante dos días, sin comer ni beber, rindiendo tributo al hombre que más los había querido. Luego, siempre sin emitir un solo sonido, se desconcentraron y volvieron despacio por donde habían llegado. Fue al último adiós de sus mejores amigos…

Sin embargo, quedan preguntas de muy difícil respuesta. ¿Cómo supieron esos animales que Anthony había muerto? ¿Qué extraña señal les llegó desde algún lado como para caminar organizados y ubicar su casa? ¿Después de tres años de no verlo, cómo es posible que hayan adivinado el día que dejó este mundo?.

La Naturaleza produce hechos que nuestra raza humana, inteligente, culta e ilustrada, aún no logra descifrar.images (4) Thula Elephants in For Lawrence

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *