Los Huesos de Guadalupe


esqueleto_thumb1Hace unas decenas de años atrás, fue encontrada en una isla de las Antillas, una losa de piedra con esqueletos incrustados en su interior.  Estos esqueletos son indubitablemente humanos y fueron encontrados en un estrato que presenta una datación geológica de por lo menos 28 millones de años.

Esto los catapulta a la época del Mioceno y choca de frente con la teoría darwiniana que coloca al primer homínido, el Australophitecus, sobre el planeta en unos cuatro millones de años atrás.

Estos restos humanos, por ende, son de un tiempo muy anterior a lo que la ciencia califica como posible. Para muchos investigadores la datación no es correcta, pero el debate sigue abierto y repleto de dudas y silencios sospechosos.

Una de las muestras extraídas de las costa de Guadalupe, cerca de la aldea de Moule, fue una losa de piedra de unas dos toneladas de peso que fue enviada al Museo Británico en 1812, donde fue expuesta al público. Sin embargo con la llegada de la teoría de Darwin, la losa quedó relegada al sótano, ya que se contradecía notablemente con la explicación científica.

Una de las cosas a favor es que estos restos ahora han sido estudiados de forma científica y con elementos de alta tecnología que no encuentra respuesta a esto. Pese a eso pueden seguir observándose hoy en el Museo Británico, aunque sin explicaciones visibles. esqueletos_hallados_Apan descarga (3)
El problema es que estos esqueletos no encajan con la teoría de la evolución, pues es imposible encontrar seres humanos modernos hace tantos millones de años. Sólo el estudio geológico o arqueológico podrá demostrar si realmente el estrato donde se encontraron los esqueletos pudieran o no ser del Mioceno, cosa que no se ha logrado hasta ahora.

Al ser contraria a la teoría de la evolución, la comunidad científica rechaza la veracidad de estos restos, y prefiere pensar que la datación no es correcta, sin embargo, no existe ningún estudio que desmienta la datación inicial.

Quizás el orden evolutivo no fue como dijo Darwin, y Australopithecus, Homo Habilis, Homo Erectus, Neanderthales, incluso Homo Sapiens, y otras tantas especies de homínidos que hoy desconocemos, coexistieron en la misma época, o en tiempos mucho más remotos de lo que la Ciencia piensa. No sería la primera vez que la ciencia se equivoca y con el paso de los años rectifica y corrige sus propias afirmaciones.

Otros tantos Ooparts (fenómenos que no encajan en los tiempos lógicos) y de los cuales nos hemos ocupado en “Ojos curiosos”, hacen  pensar que hay algo que no estamos viendo o queremos ver sin aceptar la posibilidad de la existencia de seres inteligentes en tiempos mucho más remotos de lo que la Ciencia dice.  Tal vez haya que revisar las teorías que afirman rotundamente lo contrario.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *