Luces en Saturno


images (1)En febrero de 2010 se informó desde el centro de comunicaciones del telescopio Hubble, que el mismo ha aprovechado una ocasión inusual para fotografiar luces polares en el planeta Saturno.

Desde su posición orbital en torno a la Tierra, el telescopio tuvo ocasión de tomar imágenes con el canto de los anillos de Saturno en su centro, lo que posibilitó observar los dos polos del planeta a la vez, un fenómeno que puede apreciarse desde la Tierra una vez cada quince años y por muy pocos minutos. Es decir que prácticamente se dejaron de ver los típicos anillos, para dejar al descubierto el enorme globo en medio de la inmensidad del espacio.

Los astrónomos del centro espacial de Garching, el centro europeo de infomación del Hubble,  explicaron que, además y de manera excepcional, ambos polos se encontraban iluminados por el Sol con igual intensidad, proporcionando imágenes ineditas del gigante del Sistema Solar.

Esto posibilitó investigar las auroras prácticamente simétricas que se producen en los dos polos del segundo planeta de mayores dimensiones de nuestro sistema.

El gran número de imágenes tomadas a mediados de 2009 ha permitido incluso construir una pelí­cula que muestra las luces flameantes en ambos extremos del planeta anillado.  Al igual que en la Tierra, las auroras polares en Saturno se producen cuando partí­culas rápidas cargadas de electricidad alcanzan desde el Sol los polos del planeta siguiendo sus lí­neas magnéticas, un fenómeno que se repite a lo largo y a lo ancho de nuestro sistema, tal como lo apreciamos en nuestro globo terráqueo.550saturno

Gracias a los datos obtenidos, los astrónomos han podido confirmar sutiles diferencias entre la aurora boreal y austral, que revelan información importante sobre el campo magnético de Saturno.  La aurora boreal es ligeramente más pequeña y más intensa que la austral, lo que implica que el campo magnético no está distribuido de forma igual y es más irregular y fuerte en el norte que en el sur.

Saturno, que orbita en torno al sol a una distancia de 1,4 millones de kilómetros -diez veces mas que la Tierra-, tiene un diámetro diez veces superior al de nuestro planeta y necesita 30 años terráqueos para completar una vuelta en torno a nuestro astro común.  De esta manera, la tecnología terrestre por medio del telescopio Hubble ha logrado captar por primera vez, luminiscencias magníficas en los polos de un planeta que no es el nuestro.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *