Medicina Bíblica


images (2)La Biblia es una enorme caja de sorpresas y con respecto a la medicina, más aún. Por ejemplo, los médicos no estaban bien vistos en el Antiguo Testamento porque los hebreos pensaban que la gente debía confiar en Dios para tener salud y curarse.

Se consideraba a las enfermedades como castigos divinos por desobedecer a Dios.

Para tratar las enfermedades la gente recurría a remedios caseros, con hierbas, aceites y unguentos tales como el famoso “Bálsamo de Galaad” (Jer: 8:229).   Isaías, por ejemplo,  prescribió “una cataplasma de higos” para el mal del rey Ezequías y habló de “heridas, golpes, llagas vivas” que debían ser “curadas, vendadas o mitigadas con aceite” (Is 1:6)

Los israelitas no eran atendidos por médicos profesionales y desconfiaban de los de otras naciones. El rey Asa de Judá enfermó gravemente de gota y fue condenado porque en su enfermedad “no confió en Yavé (Dios), sino en los médicos” (2 Cron 16:12)medicina_romana IsraelMuseum_LG

El Eclesiástico, libro de alrededor del siglo II a.C. muestra un poco más de respeto por la medicina. Todas las curaciones dice “provienen del Altísimo” (Eclo 38:2). Afirma que Dios ha dado sabiduría a los médicos y por “medio de ellos cura y alivia dolores”. El enfermo prudente “rezará al Señor y ofrecerá en sacrificio una dulce sonrisa”, pero por las dudas, también agrega “le dará lugar al médico” (Eclo 38:12)

En el Nuevo Testamento, Marcos relata de una mujer que “tenía flujo de sangre desde hacía doce años y había sufrido mucho con muchos médicos y después de gastar toda su hacienda, no había mejorado nada, sino que iba de mal en peor” (Mc 5:26).  Casos como este eran muy comunes dados los limitados conocimientos,incluso entre los médicos mas avanzados de la época.

En los albores del cristianismo, los médicos estaban asociados con el dios griego Esculapio, bajo cuya época se fundaron varias templos. Su símbolo, el Caduceo (serpientes enlazadas alrededor de un báculo), es todavía hasta hoy el símbolo de la medicina.eneas descarga (3)

Esos templos, como los de Epidauro, Grecia y Pérgamo, Asia Menor, eran unas combinaciones de centros de salud, escuelas de medicina y santuarios. Algunos devotos creían que serían curados por simplemente soñar con Esculapio.  Incluso para honrar a Esculapio, dios de la medicina, los griegos curados adornaban las paredes del templo con imágenes de las partes del cuerpo afectadas. La medicina en tiempos bíblicos era algo…extraño.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *