Misterio en Anjikuni


Anjikuni Anjikuni  es un lago ubicado en la región de KivalliqNunavut, en Canadá . 

Corría el mes de noviembre de 1930. Un cazador canadiense , experto en la colocación de tramperas para la obtención de pieles, caminaba cerca del lago Anjikuni, vecino a la población esquimal de los inuit. El silencio de la zona era muy extraño. No era común ya que normalmente la aldea nucleaba cerca de 2.000 esquimales y la actividad pesquera era por demás ruidosa.

.El hombre se llamaba Joe Labelle, e inmediatamente notó que algo raro estaba pasando en la población de los inuit cuando observó que los kayaks estaban todos amarrados a la orilla, sin el más mínimo rastro de presencia humana.   Caminó en total soledad por la aldea y sus precarias calles estaban solitarias. Con un indisimulado temor, se animó a ingresar a cada una de las chozas y viviendas, llamando a cada uno de los almacenes donde se comercializaba la pesca.  Nadie contestó sus llamados.0

Cuando la investigación se hizo más exhaustiva, se descubrió algo escalofriante. En el cementerio de la aldea inuit, los sepulcros de todos los esquimales estaban abiertos y vacíos, con las tumbas removidas a pesar del congelamiento de la tierra alrededor. Alguien se había llevado también los cadáveres.  Nunca se encontraron huellas de ningún medio de transporte conocido en la zona y dado la complejidad de la región, es imposible que mas de mil personas hayan podido alejarse del poblado din dejar rastros. La Policia Canadiense amplió su búsqueda en una prolongada extensión que abarcó todo Canadá y se extendió por años.

Como para agrandar aún más la misteriosa desaparición del poblado inuit, el relato de otro cazador llamado Arnauld Laurent, profundizó las dudas. Según contó días mas tarde, él y su hijo habían visto en esas horas un extraño destello que surcaba el cielo justo sobre el área del lago Anjikuni.  La luz cambiaba de formas, variando del aspecto cilíndrico al de una enorme bala.C46

Nadie sabe que fue lo que sucedió con los habitantes de este pueblo esquimal en 1930.  En la actualidad, la Royal Canadian Mounted Police, la mayor autoridad policial canadiense, niega el hecho y afirma que es imposible que una población tan numerosa haya podido existir en una zona tan alejada de los territorios habitados del noroeste y que se trataría de una de las tantas leyendas del país. Sin embargo, y aquí se aumenta el misterio, es la misma institución que envió una confirmación del hecho al periódico “The Toronto Daily Star”, en 1930, a pocos días del suceso.

Leyenda o realidad, la historia de los inuit de Anjikuni sigue siendo un gran misterio y de ser cierta, hasta el dia de hoy nadie sabe la suerte corrida por los pobladores cercanos al lago.182465_max eskimos_15-3

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *