Neil, el de la Luna


Neil-Armstrong-on-The-MoonEs, sin duda, el hombre más importante de la astronáutica del Siglo XX.  Había nacido el 5 de agosto de 1930 en la granja de su abuelo en Wakaponeta, Ohio.  Su padre se llamó Stepheng Koening Amstrong y su madre, también de origen alemán, Viola Luisa Engel. 

Posiblemente el pequeño Neil soñó desde pequeño en convertirse en lo que años después se hizo realidad: ser un hombre del espacio y volar alto, bien alto. A tal punto que a los seis años se trepó por primera vez a un Ford Trimotor como pasajero. A partir de allí ya nunca más pensó en otra cosa.

Cuando solo tenía 15 años, trabajando en el aeropuerto en distintas tareas comunes logró pagar 9 dólares la hora para cumplir con sus clases de aviación, en una época en que la tecnología no era ni remotamente lo que fue solo medio siglo después.  Neil anhelaba poder pilotar, y finalmente con solamente 16 años ya tenía su licencia oficial, empleándose en varios lugares para poder hacer frente a sus gastos de estudio cada vez más exigentes.

Al finalizar la escuela secundaria decidió seguir sus estudios en ingeniería aeronáutica en la Universidad de Purdue, hasta que en 1949, en mitad de su carrera y con solo 19 años se convirtió en piloto de la Marina.  A los 20 años fue enviado a Corea, y en plena guerra realizó 78 vuelos de combate partiendo siempre desde el portaviones Essex. Cinco años más tarde, inmediatamente luego de graduarse, ingresó en el Comité Asesor Nacional para la Aeronáutica, lo que tiempo más tarde sería la NASA y fue piloto de pruebas en la base Edwards, donde probó el mítico X-15 un avión que desarrollaba una velocidad de 6500 km/h,   Hasta que en 1966, fue designado como piloto oficial de la mision Gemini 8, junto a David Scott, logrando la primera unión física de dos naves en el espacio. En esa oportunidad debió realizar un reingreso de emergencia sobre el Pacífico.

El 6 de mayo de 1968 logró sobrevivir a un tremendo accidente al eyectarse apenas un segundo antes que su avión, un LLRV, se saliera de control y se estrellara.

iJpvV_N9PB5s

Un año después es designado comandante de Apolo XI, la primera misión espacial tripulada a la luna con objetivo de alunizaje.

El 21 de julio de 1969, se convirtió en el primer hombre que pisara la Luna. Su caminata duró apenas 150 minutos, pero cautivó a millones de personas y le devolvió a EEUU el honor perdido cuando los rusos se adelantaron en el proceso espacial y colocaron en órbita el Sputnik I en 1959.

Entre las pocas cosas personales que pudo llevar a nuestro satélite, Neil alunizó con su medalla de boy scout, actividad que desarrolló en su juventud, certificando esto por escrito.

El 7 de agosto de 2012 fue sometido a una operación de by pass, pero la cirugía se complicó y falleció 18 días después. Tenía 82 años. Su familia emitió un comunicado que decía “…la próxima vez que caminemos en una noche clara y veamos la Luna sonriente, seguramente Neil nos hará un guiño…” . Sus cenizas fueron esparcidas desde el portaaviones USS Philippine Sea sobre el Océano Atlántico.

Las llevó el viento para que este hombre tímido e introvertido, haga su último vuelo libre y alto, bien alto, como siempre soñó.

 

 descarga (2)images (1)Neil Armstrong

descarga (1) a01_S6627513 112012722_armstrong_329811b

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *