El Poeta Traficante


Jean Nicolas Arthur Rimbaud fue uno de los más grandes poetas franceses.

Inició su actividad literaria siendo muy pequeño. A los diez años se dedicó a escribir versos y su talento fue tal que su precocidad asombraba. Rimbaud escribió todos sus poemas entre los 10 y los 19 años.  Había nacido en 1854 y su vida fue por diversos carriles bordeando el talento y el escándalo.600px-Arthur_Rimbaud_signature.svg descarga (17) images (15)

Muy joven se mudó desde su nativa Charleville a París, donde vivió con el poeta Paul Verlaine. Juntos escandalizaron el medio literario, al beber ajenjo, fumar hachis y ridiculizar académicos prominentes. Ambos generaron notoriedad, pero la poesía se Rimbaud pronto cayó en el olvido y abandonó precozmente el lápiz y el papel.

En 1873, durante una discusión, Verlaine baleó e hirió a Rimbaud y aunque éste retiró la denuncia su violento amigo fue enviado a prisión. Otros escritores lo culparon e él y lo condenaron al ostracismo. Reaccionó escribiendo un poema visionario “una estación en el infierno”, donde incluye su relación con Verlaine, para luego de eso abandonar la escritura para siempre.  Como confiesa en ese poema, Rimbaud sintió que su trabajo anterior habia sido un tremendo fracaso. Una noche, desesperado, quemó todos sus manuscritos y abandonó Francia para vagar por Europa y Africa.

En marzo de 1891, un traficante de armas de 37 años, con una pierna cancerosa, era transportado por el desierto de la península arábiga rumbo a Adán. Ese traficante de armas era Rimbaud. Iba en su penoso viaje a Francia luego de una década en Arabia y África donde trabajó como mercader, viajó en expediciones buscando marfil y traficó con armas de guerra africanas. Acumuló el equivalente a 90.000 dólares.  Ninguno de los que lo acompañaron en ese viaje podría suponer que este aventurero traficante, pronto iba a ser aclamado como uno de los más grandes poetas de Francia. No había escrito una sola línea desde hacía 17 años.

Irónicamente y gracias en buena parte a su viejo amigo Verlaine, desde finales de la década de 1880 se empezó a publicar y apreciar la obra de Rimbaud. Dedicado al tráfico de armas en Africa, nunca saboreó este éxito tardío. Cuando llegó a Francia en 1891, le amputaron la pierna derecha, pero el cáncer ya se había diseminado por todo su cuerpo.

Rimbaud murió el 10 de noviembre de ese año, muy joven y con un pasado increíble.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *