El Homo Sapiens Sapiens


images (5)Este mundo en el que vivimos, existe desde hace 4.000 millones de años.  Sin embargo, el ser humano moderno, el Homo Sapiens Sapiens, apareció hace apenas cien mil años.

Comparativamente es decir un minuto en un día.  Somos animales muy recientes y pese a eso hemos tenido un éxito increíble e inmediato. Por cerca de un millón de años, los primitivos antepasados nuestros utilizaron herramientas y armas de piedra. Los utensilios son notablemente similares en todas las regiones donde fueron hallados y sufrieron muy pocos cambios durante más de mil siglos. Luego, llegaron los humanos que conocemos y en un tiempo relativamente corto, modificaron las técnicas, las mejoraron e inventaron nuevas armas y herramientas.

homo_sapiens1

El pedernal era la piedra más adecuada para fabricarlas. Para conseguirlas de buena calidad, la gente viajaba decenas de kilómetros para regresar a casa cargando las pesadas rocas. Por ejemplo, en Kostienki, Rusia, se han hallado herramientas hechas de pedernal llevado desde una distancia de 150 kiómetros.

Cada individuo debía producir y cuidar sus propios utensilios, saber arreglarlos y utilizarlos para la caza. De nada le hubiese servido de no conocer cómo manejarlos o cómo cambiar una flecha rota. De todos ellos, solamente una élite pudo haber producido piedras de muy alta calidad como las llamadas “puntas de laurel”,  que eran puntas afiladas de casi 30 centímetros de largo y unos 13 milímetros de espesor. Aún es un enigma el uso que se le deba a estas obras maestras. Las hojas de laurel eran demasiado largas y frágiles para ser usadas para la caza y posiblemente sean posesiones tenidas en tan alta estima que daban prestigio a quien la poseía.

El buril o cincel fue una de las herramientas más versátiles. Utilizado como formón y como barrena, fue la primera herramienta con la que se fabricaron otras. O sea, fue la primera “máquina-herramienta”.

Sin embargo, uno de los inventos más importantes de los primeros humanos, fue el disparador de lanzas. Se trataba de un tramo de madera o cuerno, de hasta 60 centímetros de largo, que tenía un gancho o garfio en un extremo, en el que se insertaba el mango hueco de la lanza. Cuando el cazador arrojaba una lanza usando el disparador, éste le daba un impulso que le permitía llegar más lejos, con más velocidad y mayor fuerza de ataque.

images (3) herramientasdetallaporpresin_sudfrica1 180px-Bifaz_de_San_Isidro_(Madrid) descarga (3)

Uno de los ejemplos más sorprendentes de la inventiva de estos primeros seres humanos, se encontró en Dolni Vestonice, Europa Central. Allí, unos ingeniosos artesanos mezclaron tierra con huesos molidos. Luego modelaron figuras animales y humanas y las dejaron cocer en hornos calientes. Así se endurecieron y crearon las primeras estatuillas de arte.

Hoy parece cosa común, pero…¿cómo se les ocurrió semejante disparate?…

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *