Los fantasmas de Pripyat


pripyat-todayEl 26 de abril de 1986, el reactor número 4 de la planta de Chernovyl se sobrecalienta.  En menos de lo pueden solucionar el problema, el reactor explota y libera 400 veces más radiación que la bomba que cayó en 1945 sobre Hiroshima.

La ciudad de Pripyat, que fue fundada en 1970 para alojar a los trabajadores de la planta nuclear se había convertido en un lugar agradable para vivir, gracias a su buen clima y a un suelo fértil, con más de 40.000 habitantes que se habían asentado en solo 16 años. Pero eso se termina en apenas 180 minutos. Es evacuada rapidamente y se convierte en un pueblo fantasma.
Pripyat está ubicada al norte de Ucrania, en la región de Kiev, cerca de la actual Belarus y debe su nombre al río que cruza la ciudad.

El ejército ruso, en menos de tres horas, desaloja familias enteras contra su voluntad, sacrifica animales domésticos, mascotas y ganado y traslada enfermos, ancianos, niños, hombres y mujeres lejos de la zona. Actualmente no hay ni un solo habitante. Es apenas un museo penoso de la república soviética y una muestra del desastre humano. Muchos edificios de departamentos tienen en su interior, restos de los que fueron familias felices: muebles y fotografías, cuadros, reposeras, libros y ropa abandonada.  Hay restaurantes, escuelas y plazas, hospitales y gimnasios sin nadie que los camine, con paredes descascaradas que solo ven la luz cuando sale el sol.

images (9) images (10) images (11)

El moho y los hongos se multiplican junto a unas pocas plantas que sobreviven por la humedad que se produce con el derretimiento de las nieves invernales. Por una larga y desolada carretera se llega a un puesto de vigilancia que controla la zona acordonada. En la zona de alrededor de Pripyat, en un área de 30 kilómetros había cerca de 100 aldeas, de las que hoy quedan un puñado con unos pocos habitantes que antes que irse prefieren morir en sus lugares de origen. En Pripyat todavía se ven restos de la imagen y los símbolos comunistas, algunas pocas banderas rojas que se van desflecando, carteles comunistas y las urnas del cercano 1 de mayo cuando se votaba. Todo quedó allí, junto a los escudos de la antigua URSS en la casa de gobierno de la Republica Socialista de Ucrania. Puertas abiertas que se golpean con el viento, ventanas caídas y partes del himno nacional que algún viejo artista había pintado sobre una de las paredes del edificio comunal. La vida de Pripyat terminó por accidente y ya nadie volverá por estos lares…

 

3420624703_8d76a7e3f1_o images (8) images (7) images (6) images (5) 12_chernobyl 04_chernobyl 05_chernobyl 06_chernobyl 09_chernobyl 10_chernobyl











Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *