Puentes Vivos


Cruzar un puente en la actualidad, con los adelantos de la ingeniería, no parece ser una tarea nada difícil. Sin embargo, cruzar un puente realizado con raíces y vegetación viva, está mucho mas cerca de la aventura.

Justamente en la India, en la zona fronteriza con Bangladesh, en una zona de excesiva humedad, los puentes no se construyen sino que se cultivan.

En efecto, en las colinas del sur de Khasu y de la región de Jaintia, los torrentosos ríos de montaña son muy difíciles de cruzar. Los habitantes de estas zonas se las han ingeniado para hacerlo, del modo mas increíble y talentoso.  Utilizan un árbol de caucho cuyas raíces son muy fuertes y fibrosas, llamado Ficus elástico.  Estos pobladores tribales observaron que estas raíces soportan pesos especiales y además se entremezclan fácilmente, ya que se retuercen a mano y se funden unas con otras, hasta que el tiempo les permite formar una estructura más que poderosa.

En la aldea Nongriat, también se usan troncos de nuez de betel, ahuecados para crear un tubo que permite ser la guía de las raíces del caucho, que de ese modo chocan con las del nogal y crecen para afuera dando aún mayor resitencia al conjunto.  Una vez entrelazadas el tronco se descompone y les proporciona nutrientes adicionales a las raíces, las que una vez que llegan a la costa, se hunden en el suelo para seguir creciendo año tras año.

De esta manera sencilla pero creativa, se forma un puente vivo, algunos de los cuales como los de la aldea de Cherrapunji, ya llevan mas de cinco siglos brindando servicios y soportando pesos superiores a las cincuenta personas.

En la actualidad, se está construyendo un puente vivo en la aldea de Rangthylliang, utilizando bambú y madera.  Y en la región de Nongriat, un tramo nuevo se suma a otros dos que llevan decenas de años, los cuales se estima que estarán unidos y listos para su uso pesado antes de 2025.

De esta manera, en forma natural y sin alterar la naturaleza, el hombre con pocos recursos, crea el modo seguro para trasponer los obstáculos que la misma naturaleza le impone.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *