Sacsayhuamán



sacsayhuaman-3
A 3.500 metros de altura y a unos dos kilómetros al norte de la ciudad de Cusco, en Perú, se levanta uno de los misterios más grandes de América: Sacsayhuamán, una fortaleza inca de formidable estructura. Rocas de varias toneladas, que encajan perfectamente unas con otras, le dan forma a un enorme monumento megalítico de origen misterioso.

Cuando en 1533 llegaron los hombres de Pizarro quedaron asombrados ante tamaña construcción. ¿Cómo fue posible que los incas, que no conocían ni la polea ni el hierro y que usaban troncos de árboles a modo de ruedas, hayan podido transportar estas colosales masas pétreas desde sitios tan distantes?.  Rocas de decenas de toneladas se acumulan a lo largo de miles de metros,  sin que la hoja de un cuchillo pueda interponerse entre una y otra. Centenares de bloques gigantescos, se apoyan unos en otros en forma irregular, de tal manera que parecen un rompecabezas gigante.sacsayhuaman-cusco-per223

Nadie sabe a ciencia cierta en qué época fue construído ni con que finalidad, aunque investigaciones recientes lo sitúan en las cercanías del año 1.100 d.C., a pesar que el método del Carbono 14, no es suficiente para datar monumentos donde no haya materiales orgánicos. Otros científicos opinan que al igual que Tiahuanaco con los aztecas, Sacsayhuamán fue construída mucho antes que los incas nacieran como civilización. Tal vez se pierda su origen en la noche de los tiempos.

Se especula con que una vez conseguidas las piedras, miles de hombres procedían a pulirlas a efectos de que coincidan unas con otras, pero todavía queda el enigma de cómo fueron elevadas.  Existe también la teoría casi mística de la existencia de líquidos especiales que permitían el ablandamiento de la roca y del jugo de una planta, que mezclada con otras sustancias vegetales, volvería a la piedra sumamente maleable, como si fuera masilla. Obviamente la ciencia ortodoxa duda de estas creencias y se inclina más por las horas-hombre, teniendo en cuenta que en épocas antiguas, el factor tiempo, era muy diferente a cómo lo concebimos ahora.

Sin embargo, por otro lado, la explicación del fenómeno de la perfección en el encastre no se lleva bien con la teoría oficial. Es muy difícil imaginar el tiempo que pudo haber llevado modelar las miles de enormes piedras que conforman este monumento megalítico. ¿Cómo lo hicieron? ¿Quiénes y cuántos? ¿Para que fin y en que tiempo?

Se calcula que su construcción llevó un siglo y se empleó la fuerza bruta de más de 20.000 hombres trabajando simultáneamente.  Algunas piedras superan los nueves metros de altura y hay bloques de más de 350.000 kilos de peso, lo que hace prácticamente inexplicable el traslado desde canteras que estaban situadas a varios kilómetros de allí. Aunque lleva el nombre de fortaleza inca, es muy improbable que esto haya sido edificado con fines de defensa, ya que al momento de su construcción, tal se especula, los incas no sufrían acoso alguno. Sin embargo, durante la época de la conquista, los españoles fieles a la costumbre de atentar contra la historia y la cultura de las civilizaciones americanas, desarmaron varios de sus muros y con esas piedras construyeron varias de las iglesias y viviendas de Cusco.

Sacsayhuamán no tiene explicación. Nadie sabe quien la hizo, cómo ni para qué.

Nadie puede asegurar la verdadera historia de uno de los monumentos más impresionantes de América. Y sin embargo, allí está. Mágico, enorme y misterioso.

 



Imagen 093 (Small)
Imagen 097 (Small) Imagen 098 (Small)








Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *