El Sapo de Perú


140122121534_sapo_624x351_other_nocreditLa selva central de Perú sigue sorprendiendo bajo la sombra de los bosques andinos.

Hace muy pocos meses atrás, un grupo de científicos ha descubierto una nueva especie de sapo, bautizada como Rhinella Yunga.  Se trata de un animal cuya piel es increíblemente parecida, en cuanto a color y textura, a la del follaje en descomposición, lo cual le permite a este simpático sapo, mimetizarse en su entorno con una facilidad increíble, a tal punto que a simple vista es muy dificil identificarlo entre la hojarasca.

Sin embargo, esto no es lo más insolito del animal. Al igual que otros sapos de su misma familia, esta nueva especie peruana tiene en la parte anterior de la cabeza, unas glándulas venenosas que le permiten una defensa rápida y eficaz, al momento de sentirse amenazado.  Por el contrario, carece de una membrana timpática a diferencia de otros sapos. Esta parte del órgano auditivo se debiera encontrar a ambos lados de la cabeza, pero en esta especie eso no sucede.140122122051_rhinella_304x171_other_nocredit Tambopata_1026_3843a

El biólogo Jirí Moravec, científico del Museo de Praga y uno de los principales estudiosos del tema, opina que en esta región geográfica puedan existir más especies bajo este mismo grupo que aún no han sido descubiertas.

Pero tal vez lo más llamativo de este sapo de los bosques andinos peruanos es que posee un órgano especial que funciona como testículo, pero cuando ya ha cumplido su labor se transforma en un ovario activo, con lo cual el sapo pasa de ser macho a hembra en forma casi inmediata.

La especie fue bautizada “Yunga” que es el nombre con el que se conoce a las regiones de bosque montano de la cordillera de los Andes, desde el norte de Perú hasta el norte de Argentina. Se trata de una región que en los últimos años ha sufrido una enorme desforestación.

En pleno Siglo XXI, los hombres de ciencia siguen descubriendo animales de todo tipo en este planeta donde pareciera que la vida de nuevos seres se multiplica hasta límites infinitos.

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *