El Secuestro de Nuevo México


el_fenomeno_abduccion1El 5 de mayo de 1980, Myrna Hansen de 28 años y su pequeño hijo de seis, viajaban de regreso a su casa por un camino cercano a Cimarrón, en el condado de Colfax, en Nuevo México, EEUU.

De pronto vieron claramente cinco objetos voladores que descendieron sobre una zona de pastizales. Myrna no podía precisar en detalle lo que habían visto porque sus recuerdos eran confusos aunque creía que algo extraño había pasado, ya que había un faltante de cuatro horas que no tenían explicación en ese viaje.

Los investigadores decidieron hacer una regresión hipnótica y eso quedó a cargo de los doctores Leo Spronkle y Paul Bennewitz, este último también ingeniero en electrónica investigador de la Aerial Phenomena Reserch Organization.

Las sesiones de hipnosis se llevaron a cabo entre el 11 de mayo y el 3 de junio de 1980. De acuerdo a lo que describió la señora Hansen bajo hipnosis, dos figuras de traje blanco salieron de una de las naves y mutilaron a una de las vacas cercanas que pastaban en ese campo. Ella protestó a los gritos y fue en ese momento cuando junto a su hijo fueron capturados y llevados a naves separadas. La mujer se resistió, pero la desvistieron y le practicaron un examen físico, incluído el de una sonda vaginal que según pudo comprobarse después, le provocó una extraña infección.

abduccion1g

El procedimiento fue interrumpido por lo que parecía ser un ser humano alto y de piel amarillenta, quien se disculpó y ordenó que se castigara a los otros seres. Luego, llevó a Myrna por un recorrido dentro de este ovni, para luego dejarla en un terreno que creyó identificar cercano a la localidad de Las Cruces, y en otro cerca del mítico poblado de Roswell.  De aquí fue llevada a una base subterránea de donde logró escapar por unos momentos antes de toparse con una habitación repleta de lo que parecían ser tanques de agua, y se horrorizó al darse cuenta que era cubas “donde flotaban partes de cuerpos humanos…”

Posteriormente y siempre bajo hipnosis, la mujer relató que fue sacada de esta área y junto a su hijo la sometieron a un procedimiento doloroso que incluyó ruidos intensos y luces deslumbrantes, antes de llevarla de nuevo al ovni y trasladarla hacia su automóvil, justo en el mismo sitio del secuestro.

El caso fue ampliamente investigado y no tiene fisuras.  ¿Pudo haber sido un relato inducido?. Realmente sucedió esto?. La profesionalidad de los hipnotizadores no está en duda, pero el relato parece bastante fantasioso. Aún así, figura en los anales de la ovnilogía como un caso sin resolver.

 

abduccion-extraterrestres

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *