Sobrevivientes del desierto



$(KGrHqYOKm8E6IOJqMbiBOsvdmLO-!~~60_35Cuando el muchachito cabalgaba por los desiertos en las películas de cowboys, no faltaba la figura de los enormes cactus en las regiones de Arizona y México.  Sus enormes brazos parecidos a candelabros gigantes, se elevan hasta 15 metros y el llamativo vegetal desentona en los paisajes áridos ardidos por el Sol.

Pero porqué tomaron esta extraña forma?. Es que al menor aguacero, la Carnegiea gigantea, se transforma en un enorme depósito de agua, ya que en tiempos de sequía el tronco se vuelve áspero y arrugado, pero al llegar las lluvias absorben humedad y sus raíces chupan agua con desesperación. Para conservar sus reservas el mayor tiempo posible, se recubre de cera y frena la evaporación de su almacén de agua. Las hojas dan lugar a espinas que no traspiran, una estrategia singularmente útil, ya que mantiene a distancia a los tentados por morderle.

Por su parte, en el desierto de Namibia, el Welwitschia mirabilis se ha mantenido intacto durante más de dos mil años adaptándose a la desesperante sequía. Parece poco tiempo al lado del decano del mundo vegetal, el Pinus aristata, que lleva sobreviviendo alrededor de 50 siglos, colgado a más de 3.000 metros al sur de las Montañas Rocosas.  En esas zonas, donde las temperaturas suben hasta los 70º C y las lluvias no superan los 50 mm al año, la Welwitschia tiene un aspecto miserable y crece poco. Sólo sus dos hojas laterales se desarrollan y aprovecha la bruma matinal para rehidratarse, ya que se condensa en sus puntas. Las pequeñas gotas se infiltran en las fibras y a través de canales minúsculos, alcanzan la zona de almacenamiento enterrada en el centro de la planta. Mientras tanto, la raíz, de una veintena de metros extrae agua del subsuelo y gracias a todo esto, la planta desafía los rigores del clima.

La Naturaleza cierra puertas, pero deja siempre ventanas abiertas.

 

Pinus aristata

Pinus aristata

Giant-Saguaro-cactus-7- images

welwitschia mirabilis

welwitschia mirabilis

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *