Starlite


Maurice Ward fue un peluquero nacido en 1933, en North Torshire, Inglaterra. Durante muchos años ejerció su oficio mientras en su tiempo libre se dedicaba a inventar todo tipo de cosas.

Justamente entre esas cosas, se encuentra un material de blindaje termoprotector, que permitía soportar altísimas temperaturas y al cual bautizó con el nombre de Starlite, como homenaje a una serie de dibujos animados que eran los preferidos de la nieta de este hombre.

El Starlite es un material similar al plástico capaz de soportar temperaturas extremas sin sufrir consecuencias, puesto que no se derrite, sino que una vez que el fuego se retira, vuelve a su temperatura en forma rápida y normal y al tacto es frío. Ward lo inventó durante la década de 1970, mezclando distintas fórmulas de plásticos no tóxicos y resistentes al calor, a los que se refiere casualmente como “gubbins”. Probó diversas fórmulas día por día, hasta que finalmente lo logró poniéndolo a prueba con un soplete y logrando disipar el calor.
Fue presentado en televisión en 1993 en el programa “Tomorrow´s World” donde un huevo de gallina fue recubierto con el producto y expuesto a temperaturas extremas durante diez minutos. Pese a eso, el huevo no se cocinó y se llegó a la conclusión que Starlite podría proteger el cuerpo humano de cualquier tipo de incendio e incluso de una explosión nuclear. Ward nunca descifró la fórmula y provocó inmediatamente el interés de la NASA, pero el inventor nunca quiso ceder más allá del 51% del conocimiento de tamaño invento, aunque reconoció que su familia conocía el proceso de fabricación. Pese a eso, después de su muerte, ni sus cuatro hijas ni su esposa demostraron saber cómo lo logró. La creencia de que esa tecnología valía millones de dólares impidió poner el producto en el mercado, aunque fue público el hecho de que Maurice Ward, permitió a varias organizaciones como el Establecimiento de Armas Atómicas y la empresa ICI a realizar pruebas en muestras, pero no les permitió conservarlas por temor a la ingeniería inversa.
Maurice Ward murió en mayo de 1911 y nunca se asoció con ninguna firma, razón por lo cual el Starlite cayó en el olvido, aunque otras fuentes aseguran que fue saboteado o incluso comprado por alguna potencia mundial, con fines especulativos. Sin embargo vivió lo suficiente como para poder plasmar la imagen de su revolucionario invento en You Tube.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *