La Materia Gris



alzheimer-materia-grisLas células cerebrales, juntos con las del miocardio, son las únicas que no pueden regenerarse. Todas las células grises que  pueda poseer una persona, las tiene desarrolladas desde su nacimiento. Su número asciende a un billón, pero no las conservará para siempre, sino que las irá perdiendo poco a poco, irremediablemente.

A partir de los veinte años, los primeros nexos neuronales ya empiezan  a atrofiarse.

Las dendritas, prolongaciones de las células nerviosas, se deterioran y pierden el contacto con las células vecinas.En torno a los 30 años las primeras células de materia gris empiezan a perderse en forma definitiva, aunque la actividad intelectual pueda reparar en algo este final.

La velocidad con la que disminuyen depende de varios factores. El consumo de alcohol, drogas o fármacos de cualquier índole, pueden acelerar la pérdida hasta el punto de llegar a proporciones peligrosas.

Se supone que estas alteraciones son las que producen cambios de carácter o formas de pensar en algunas personas mayores, tales como terquedad, falta de memoria o distracciones. Cuando ya no se recuerda, por ejemplo, la fecha de su cumpleaños, los neurólogos hablan de demencia senil y su causa puede ser el Alzheimer, una atrofia cerebral.

83763 images (3)

Las partes mas deterioradas son las circunvoluciones de la corteza cerebral, donde reside el pensamiento y la percepción.  En otras neuronas se sedimenta un pigmento de la vejez, la lipofuscina, una sustancia que le da un color amarillo a las células y que adquiere tonos más oscuros según avanza la edad.

Entre las distintas células se forman inclusiones de pigmento, las llamadas placas seniles, que también dificultan el intercambio de información entre las células nerviosas.

Se conoce que casi la mitad de las neuronas del lóbulo frontal, se pierden a lo largo de la vida y es allí donde están los centros motores.
La vida es un proceso irreversible y lo mejor que puede pasarnos es disfrutarla y vivir feliz  cada día como si fuese el último. Nunca nadie sabe en qué momento te bajan la térmica…

 


neuronas artificiales

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *