Aviones de guerra


Abraham Wald fue un rumano que había nacido en octubre de 1902. Fue un hombre destacado que se dedico a las matemáticas, la geometría y el análisis.

Cuando los nazis invadieron Austria en 1938, su familia fue perseguida por su condición de judíos y pudo emigrar a Estados Unidos, donde llegó con su título de doctor en matemáticas, carrera que había finalizado en la Universidad de Viena.

Era un hombre que tenía una enorme capacidad para el análisis y el pensamiento lateral, resolviendo problemas lógicos con pasmosa facilidad.  Cuenta la historia que cuando estaba la Segunda Guerra Mundial en pleno desarrollo, fue contratado por los ingleses para mejorar el sistema de blindaje de los aviones bombarderos.  Si bien no era un hombre de la mecánica y mucho menos de la aviación, se pensó en él como un experto en estadísticas, así que inmediatamente se puso a trabajar en mejorar las condiciones de la Fuerza Aérea británica.

Para llegar a una conclusión, Wald tuvo acceso a todos los aparatos que habían entrado en combate y habían regresado dañados, con decenas de agujeros producto de la metralla enemiga. En muy pocas horas, su conclusión fue tan sencilla como contundente. Dijo “hay que blindar todos los lugares donde los aviones no han sido ametrallados, donde nunca los dañaron”. Los hombres del aire lo miraron incrédulos.

Pero Wald asumió que todos los lugares de un avión tienen las mismas posibilidades de ser alcanzados por las balas antiaéreas. Por lo tanto, basado en esta premisa y con una lógica contundente, concluyó que si estos aviones habían sido heridos y pudieron volver a sus bases, los lugares de impacto no eran sensibles al vuelo.

Por el contrario, los que no habían vuelto, seguramente habían sido alcanzados en esos lugares que estos no tenían heridas. Por lo tanto, los espacios sanos…debían ser reforzados. Casualidad o no, la estadística de los aviones ingleses siniestrados bajó considerablemente. 

abraham-walds-memo R-Bar_Over_Bielefeld

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *