El Volcán más pequeño


normal14040163epSin duda alguna, la Naturaleza nos muestra su grandeza cuando de repente explota con fuerza un volcán. Las imágenes de las erupciones son en la mayoría de los casos, sobrecogedoras.

Son muy pocas las oportunidades que puede tener un ser humano para visitar el interior de un volcán. Sin embargo esto es posible en la ciudad de Puebla, en México, donde en medio del poblado se levanta el volcán más pequeño del mundo. Efectivamente, en el barrio Libertad, se encuentra el volcán Cuexcomate, un término que proviene del nahualt y significa “olla de barro”.

El Cuexcomate se formó muy posiblemente en el año 1064, luego de una erupción de uno de los volcanes más activos de México, el Popocatepelt, por un brote de agua sulfhídrica a través de un géiser.  Aunque la realidad de los estudios geofísicos indican que el Cuexcomate no sería un volcán sino más bien un geiser extinto, se lo sigue considerando como el volcán más pequeño del mundo y lo curioso de esto es que está ubicado en plena ciudad, con acceso directo a los visitantes que se animen a introducirse en las fauces de este enano.

cuexcomate4 cuexcomate-2 250px-Cuexcomatl2

El Cuexcomate tiene una altura de apenas 13 metros y un diámetro de tan solo 8 metros, siendo un cono hueco de piedra caliza. Por ese motivo, a los vecinos que vivían en sus cercanías, se los identificaba como a los hijos del ombligo del diablo.  Se sabe también que los antiguos chotultecas, usaban el hoyo para mantener frescos sus alimentos, mientras también lo utilizaban para realizar sacrificios y ofrendas a sus dioses.

En épocas no tan remotas, se decía que los cadáveres de los suicidas se arrojaban a su interior ya que no tenían el privilegio de un velatorio ni de una santa sepultura. Hasta no hace muchos años atrás el Cuexcomate emitía una serie de desagradables olores, pero estos no eran motivo de gases o erupciones, sino simplemente por los desechos dejados por desaprensivos borrachines o vecinos que arrojaban en su interior todo tipo de desperdicios, aprovechando el boquete natural de su particular presencia.

En la actualidad, este minivolcán cuenta con una escalera para poder bajar a su interior y visitar las pequeñas cavidades de este mundo subterráneo, donde el nivel de sus aguas sulfurosas varían de acuerdo a los procesos del Popocatepelt, su volcán paterno.  Cuando este tiene actividad, el agua tiende a elevarse y calentarse debido a la presión que ejerce desde adentro y a las piedras magnéticas que hay en sus entrañas.  No obstante el pequeño volcán está inactivo, por eso la gente puede apreciar en su interior una pequeña cascada de aguas termales o aventurarse por un túnel que lo comunica con un cerro cercano.

La imaginación popular ha encontrado en las paredes del pequeño enano, varias figuras que se forman entre sus rocas milenarias. En su textura rocosa, aparece la cara de un león, una lechuza y una iguana, sin contar a la Virgen María y el Sagrado Corazón de Jesús entre otros.

SANYO DIGITAL CAMERA 6155136

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *